Seleccionar página

Prácticamente desde que existe Dragon Ball, existen videojuegos basados en la licencia. Dada la fuerte influencia de las artes marciales en su historia, es lógico que gran parte de estos videojuegos pertenezcan al género de los fighting games.

Sin embargo, con el paso de los años, parecía que se resistía a llegar el juego de lucha perfecto de Dragon Ball. Parecía haber dos vertientes: los simuladores de Dragon Ball y los juegos de lucha puros.

En la primera categoría encontrariamos la saga Butoden en la generación de las 16 bits o la saga Budokai Tenkaichi en PS2. Juegos que mostraban en pantalla un resultado visual muy cercano al anime pero que presentaban muchas carencias como juegos de lucha.

Los juegos de lucha puros de Dragon Ball estaría representados por Hyper Dimension de Super Nintendo, la saga Budokai o Super Dragon Ball Z en PS2. A costa de sacrificar el dinamismo y la velocidad de la que hace gala la serie conseguian un sistema de lucha más profundo. Sin embargo quedaban lejos de los titanes del genero como los juegos de Capcom contemporaneos.

Tras años y años, parece que a alguien se le encendió la bombilla. El motor que la compañía Arc System Works diseñó para la última entrega de su saga Guilty Gear con sus combate aereo y sus gráficos cell shading que lo hacian parecer un anime resultaba perfecto para Dragon Ball. Bandai Namco decidió no desaprovechar la oportunidad y se pusieron manos a la obra. De este modo nace FighterZ.

El juego no sólo hace gala de un profundo sistema de juego avalado por unos expertos en el género, si no que la fidelidad gráfica con la serie es la mayor vista hasta ahora. Tanto la crítica especializada cómo el público se han volcado en alabanzas hacia el título, siendo así que ha desmarcado a una saga tan veterana como Marvel VS Capcom para el EVO 2018, la competición más prestigiosa del mundo de fighting games.

Dado su profundo éxito, cabe esperar que los juegos de la saga se alejen de otras fórmulas como la reciente saga Xenoverse y con el paso de los años terminemos por ver un Dragon Ball FighterZ 2.